martes, 4 de agosto de 2009

UNA ESTRELLA BRILLA EN EL CIELO

Tras tres meses de lucha por su vida con ahinco, el sábado pasado se apago la luz que emitía mi suegro. Como una vela se fue consumiendo en la cama de un hospital, hasta que finalmente su corazón dejo de latir, de la misma forma en la que había vivido sus setenta y ocho años, con poco ruido y muchas nueces.
Quizás lo más duro de esta experiencia no haya sido el resultado final, si no todo el proceso en el que veíamos como una persona buena, con carisma, una persona dulce, se iba convirtiendo a nuestros ojos en un vegetal, con el que no podíamos mantener una conversión, que a duras penas nos conocía. Si su mente se deterioró deprisa, su cuerpo no fue menos lento, y poco a poco fue perdiendo musculatura, hasta que la piel se le adhirió a los huesos y con el podías escribir un tratado de Anatomía humana. Asistir a ese espectáculo a diario es lo más cruel que me ha sucedido en mis treinta y siete años de vida.
Finalmente rindió sus armas a una enfermedad que lo ha ido minando durante tres años, que le robó cuanto era como persona, sus recuerdos, y en muchas ocasiones su sonrisa. Hoy nos queda su recuerdo, sus útiles de labranza de los que se sentía especialmente orgulloso, y su parra, que le ha rendido homenaje dando más frutos que en temporadas pasadas.
La hora de enfrentarme a mis hijos realmente me asustaba, como todos los que han conocido alguna vez a mi suegro, lo adoraban, mi hijo mayor se sintió incapaz de llorar, mientras la angustia le ahogaba, mi hijo pequeño soltó un torrente de lágrimas para finalmente concluir, mamá verdad que bajo del cielo una luz blanca y el abuelo desplegó sus alas de ángel y subió al cielo?. Me conmovió su carita, y le dije que sin duda así fue, que le preguntara a su papá que había estado a su lado en aquel momento.
Al final con una gran sonrisa dijo mamá esta noche miraremos al cielo y veras como hay una estrella que brilla más que las demás, y será mi abuelo que viene a despedirse de mi, y que me cuidará desde allí arriba. La noche era cerrada y nubosa, sin embargo una única estrella brillaba en el cielo, posiblemente la más bonita que vi nunca, la carita de mi hijo de seis años se iluminó y entró corriendo a buscarnos, salid el abuelo nos está saludando.
Bendita inocencia las que les permite ver en las estrellas del cielo a sus seres queridos, ahora sólo nos queda recordarlo a diario, aunque olvidar a una persona buena es imposible, desde el sábado por la noche hay un ángel menos en la tierra, y una estrella más en el cielo.
Si has llegado hasta aquí podrás comprender porque este blog ha estado tanto tiempo sin actualizar, no me sentía con fuerzas para escribir, la tristeza inundaba cada uno de mis textos, y no quería transmitir mi dolor a quien leyera mis lineas. Me queda todavía un largo camino por recorrer, supongo que poco a poco iré volviendo a mis blogs, y a escribir, aunque de momento nos tenemos que recuperar del duro golpe. Sólo actualizaba mi blog de lecturas, quizás porque era aséptico, porque no entraban mis sentimientos a la hora de escribir, me sentía como anestesiada hoy mis sentidos van despertándose poco a poco por eso os digo hasta pronto

16 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

(\\_ _/) (\\_ _/)
(=“•“=) (=“•“=)
(“) ? (“) (“) ? (“)

HOLA AMIGA QUE DESCANSE EN PAZ Y MI APOYO PARA VOS, UN ABRAZO
CHRISTIANNNNNNNNNNNNN

Isi dijo...

Lo siento mucho y siento tu dolor y el de tu familia.

Tú recuperate (en la medida de lo posible) que tardes lo que tardes, aquí seguiremos.

Un beso enorme y un abrazo.

Maat dijo...

Hola Carmina.

Entiendo perfectamente como os encontraréis después de la partida de tu suegro. Desgraciadamente, he pasado por el mismo proceso que nos cuentas, aunque mi experiencia la viví a través de mi madre. Y duele mucho. Casi, hasta ahogarte. Ver el proceso que sufren y en lo que les va convirtiendo la enfermedad es horrible.
Ahora es cuando más os tenéis que apoyar los unos en los otros y quedaros con las cosas buenas que habéis vivido juntos. Esos recuerdos mitigan un poco el dolor.
Y sobretodo, ha de ser un consuelo el pensar que no le ha faltado nada. Que os ha tenido a su lado todas las horas que han hecho falta. Poco más se puede hacer en estos casos. Sólo estar ahí.

Os envío un fuerte abrazo a los dos y muchos ánimos.

Maat

Mª José dijo...

Lo siento, por desgracia se el avance de la enfermedad muy de cerca y cundo nos dicen adios creo que sentimos la perdida pero agradecemos que ya no sufran, los niños estan hechos de una pasta especial y canalizan todo mucho mejor que los mayores...Hos dejo besos que iluminen vuestra pena y la tranforme en alegria

Alberto dijo...

¿Te lo he dicho ya? Sí, claro. Muchos ánimos. Él sigue junto a vosotros y os guía, siempre lo hizo y siempre lo hará.
Nada más cabe decir: cuidaos y adelante.
Ah, y suerte de vosotros, de tu hijo, que puede mirar al cielo y ver, ver esa estrella. Otros ni siquiera eso podemos.
En fin.
Besos cariñosos.

Basileia dijo...

Mi más sentido pésame cielo. Siento mucho esta terrible pérdida y el sufrimiento por el que pasasteis.

Descansa y estate al ladito de los tuyos, el apoyo mutuo en estos momentos es importantísimo, y cuando quieras, por aquí estaremos esperándote.

Te dejo toda mi energia positiva para que os ayude un poquitín.

Tu siempre amiga

Basileia

Calvarian dijo...

Siento lo ocurrido. Hace dos años y medio que mi padre se fue...9 meses de enfermedad y adiós...67 años. Te comprendo.
Mi mejor besix desde Benidorm para ti y tu familia

Muaksss

P.d. Seguro que estará al lado de otra estrella que brilla...esa es mi padre, Carmina

Sinuhe dijo...

Jo, que pena, se me has escapado un lagrimón como el puño. Siento mucho lo de tu suegro, pero así es la vida amiga, unos van y otros vienen. Me alegra ver que tu peque ha sacado el lado bueno y, en su inocencia, ha sabido interpretar el nuevo estado de su abuelo. Porque si algo es cierto en esta vida es que nada desaparece y que todo se transforma.

Te dejo un abrazo afectuoso.

Javier dijo...

Carmina, te dejo un fuerte abrazo y te acompaño en el sentimiento, tanto a ti como a tu familia. En este largo camino que te queda por recorrer recuerda siempre que su luz estará contigo.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Mi más sentido pésame...me hiciste recordar lo pasado con mi madre, que fue bastante parecido.
Ánimo, y a seguir adelante.
Abraza a tu familia toda, pues seguro fue una gran pérdida.
Hasta pronto

Bookworm dijo...

Lo siento mucho Carmina.

Sé exactamente qué sientes. Con mi abuela materna pasamos por lo mismo que tu.

No sabía que tenías otro blog, simplemente me dio la sensación de que estabas ausente de los que habitualmente visitas y me metí en tu perfil.
Me alegro de haberlo hecho.
Un beso y cuando te sientas recuperada, ya sabes que por aquí andamos.

L.N.J. dijo...

Un duelo dificil de llevar, tan sólo el tiempo hace que el dolor sea más llevadero y el sufrimiento no esté como en estos momentos.

Ánimos Carmina, un besito.

TitoCarlos dijo...

De forma muy particular, te entiendo.
El haberlo escrito te habrá liberado de cierta angustia, y tus recuerdos serán mas limpios. Recordarás a tu suegro tal y como era en su estado natural, sano, risueño, etc...
Para poder continuar clínicamente vivo, mi padre no podía tomar grasas, conservas, dulces, vino, solo pescado hervido... y ver cómo se consumía. Las visitas que le hacíamos cada uno de sus hijos iban acompañadas de jamón serrano y buen vino o chocolate con churros, según la hora. En vez de un año, vivió solo dos meses más, pero conservó el buen humor y la hilaridad de sus comentarios. Murió feliz.

Un beso,

seo dijo...

cuanto lo siento, pero a veces es mejor ese final que el sufrimiento por el que segur estaba pasando y te lo digo desde la experiencia propia

mil besos

L.N.J. dijo...

Pasaba para leerte y veo que estás ausente.
Un beso, y que esas luces del alba te acompañen.

andres dijo...

siento mucho tu pesar y comparto tu dolor...

a veces se hace dificil seguir en camino...

a mi me sucedio lo mismo, pero con mi abuela y con mi tio, y un amigo fallecio frente de mi...y todavia no paso los 18 años...

se que la vida continua, y que todavia me falta vivir osas duras, pero se lo qeu es llorar sin consuelo, o escribir para desahogarte...

con mi comentario queria dejarte un sentido de que se todo se puede superrar...

y en tu relato tenias razon, bendita es la inoscencia del niño...yo por mi parte me conformo con el recuerdo...-