viernes, 12 de junio de 2009

SABADOS DE MERCEDES. CARTA AL PRIMER AMOR


Querido primer amor:
Entre los pliegues de mi memoria guardo la ternura de tus palabras, aquellos timidos acercamientos que siendo dos adolescentes eran rudos e inexpertos. Recuerdo tu risa que sonaba cual cascabel, el sonido de la bicicleta que anunciaba tu llegada al colegio.
Entre algodonos guardo el rubor que encendía mi rostro ante las malintencionadas bromas de mis amigas que se empeñaban en ponerme en evidencia en las clases de física. En mi cabeza resuena la pregunta de la maestra, señorita a que equivale un julio y las ironicas respuestas de mis compañeras de colegio, a una Carmina maestra... mis mejillas se teñían de escarlata y no abandonaban el vermellon hasta bien entrada la tarde la tarde.
Las mariposas se adueñaban de mi estomago cuando veia tu bicicleta aparcada a la puerta del colegio dispuesto a acompañarme a casa todos los días, te sentías torpe para conducirla de mi mano, pero vivias lejos y era la unica forma de llegar a tiempo.
Recuerdo como un soplo de aire fresco aquel beso que deslizaste en mis labios, hoy desde la distancia lo veo rudo, pero en aquel momento significo tanto... ambos fuimos matando dia a dia ese cariño que nos envolvia, tu al no darme respiro creyendo que necesitaba que me acompañaras a todas partes, yo por no entender que tu necesitabas que yo entendiera lo mucho que me querias...
No supiste entender que yo era una gaviota, que necesitaba mis parcelas, me encontre en una carcel dorada, de un amor infinito, pero que me cortaba las alas, y enmedio de tanto arrobamiento me fui ahogando y marchitando. Por mi parte se que no supe llegar a ti y hacerte comprender que solo eramos dos crios, jugando a ser mayores, que no era necesario que estuvieramos siempre juntos, que podiamos frecuentar otras personas sin dejar de tener esos sentimientos tan puros...
Al final se nos murio el amor de tanto cuidarlo y mimarlo, un dia no sentimos dos extraños, tu seguias viniendo a la puerta de la escuela, pero mis mariposas no revoloteaban al verte,y yo senti que tu rubor no era tan intenso al verme salir con mi falda de colegiala y mi pelo recogido, un dia hicimos un pacto, seriamos solo amigos. Pero no pudo ser, a ti te dolia mi lejania, mi risa franca a pesar de no estar contigo, a mi me dolía tu infinita tristeza y poco a poco fuimos poniendo frio y distancia entre nosotros.
Aún hoy cuando nos vemos nos saludamos timidamente y nuestras mejillas se ruborizan, sera que seguimos anclados en aquellos años de la adolescencia?, que nos vemos pasear cogidos de la mano sudorosas?, que recordamos las miles de caricias insinuadas?... sera que en el fondo el primer amor nunca se olvida?.
En los pliegues de mi piel sigo escondiendo la brisa de tu aliento, creo que nunca podra borrarse, ni estoy muy segura que lo quiera, prefiero recordarte siendo un niño, no demasiado agraciado, pero si realmente hermoso por dentro, lo que si he destarrado de mi mente es la tristeza que acompaño a tu semblante tras la ruptura, y prefiero no recordar las lagrimas que bañaron mis hombros, espero que hoy hayas podido comprender que como gaviota necesitaba volar y tu no me lo permitias.
Siempre tuya en el recuerdo, espero seas muy feliz y guardes algun recuerdo de aquel amor con el que ambos exploramos las entrañas de un te quiero.

25 comentarios:

Carlos dijo...

Yo creo que seria una pesadilla para mi estar recordando el primer amor, el segundo y el tercero, y paro porque no quiero cansarme a pensar…Las mujeres sois diferentes y lo recordáis todo y lo guardáis todo en vuestra cabecita durante toda vuestra la vida, y esto es lo que hace diferente a las mujeres

Un beso muy grande

Mari Carmen dijo...

Qué tierno ese primer amor :) Es cierto que el primero nunca se olvida, y yo creo que ni el segundo, ni el tercero... Sí, quizá por eso seamos diferentes, Carlos :)

Un escrito muy dulce.

Un beso

Balamgo dijo...

Preciosa carta llena de ternura, del primer amor en edad temprana.
Bonitamente relato deja un estela de un bonito recuerdo.
Un saludo cariñoso.

XoseAntón dijo...

Cuánta ternura, Carmina; entrañable y conmovedor. Muchas gracias por participar.

Bikiños

mar dijo...

Que bonita carta y que dulce primer amor, los amores de juventud siempre se recuerdan con ternura cuando nos han dejado un grato recuerdo
Un beso de Mar

Mercedes dijo...

Vaya poesía que esconden tus palabras, Carmina. Se nos murió el amor... Yo creo que la bici si hubiera podido hablar...
Un abrazo.

seo dijo...

que linda carta y es que le primer amor, aunque salga mal(que siempre sale mal) nunca se olvida

precioso

un beso

Any dijo...

Que hermosa carta, me puso triste el final. Vos tenías muy claro que necesitabas mas libertad, eras como una gaviota segun tus palabras.
Me impresionó la frase "se nos murió el amor de tanto mimarlo y cuidarlo", es cierto, a veces de tanto cuidarlo terminamos asfixiándolo.
un abrazo

Dorotea dijo...

Ante un recuerdo tan nítido e intenso como el tuyo, me siento muy infantil con mi oso peluche. Pero aun rebuscando en mi 'baúl' de emociones de antaño, al fondo siempre me encuentro con él... Me ha gustado especialmente la descripción de aquel beso, con su doble interpretación de entoncesy ahora.
Un abrazo.

gustavo dijo...

"amor con el que ambos exploramos las entrañas de un te quiero."
MIRA, CARMINA...P0R L0 PR0NT0, ME HA ENCANTAD0. ASI DE SENCILL0. MAS ESTE FINAL...AMB0S EXPL0RAM0S LA ENTRAÑAS DE UN TE QUIER0...
SABES, DEJAME DECIRTE TE QUIER0...
GRACIAS. ESA FRASE, ESA PRECISAMENTE, ME HA DEJAD0 BIEN...PRECI0SA EN MIS INTERPRETACI0NES, QUE L0 QUE SE LEE ES YA DE UN0 Y DE L0 QUE EL SIENTE...

Quien Sabe... dijo...

Que linda carta Mari Carmen y estoy de acuerdo contigo creo que ningun amor se olvida, solo que el primero es distinto.
Un besito

Maat dijo...

Hola Carmina.

Esos amores de adolescentes eran canela pura. Siempre se quedan por esos pliegues de la memoria.

Una bella carta de amor.

Un abrazo.

Maat

Carol dijo...

Empezar muy joven con relaciones amorosas nos lleva a que un día necesitemos respirar otros aires, aunque luego nos demos cuenta que ese alguien era el ideal hay que vivir para saber poner cada cosa y persona en el sitio justo, me pasó a mí, solo que la vida me dio una segunda oportunidad.

Son recuerdos que enriquecen el alma, peor para el que nunca haya sentido.

Me gustó mucho la carta, hace pensar.

Besos Carmina.

Tèsalo dijo...

Generoso, muy conmovedor.

Tèsalo

chonoman dijo...

Preciosa carta, en los pliegues de mi piel… hermosas palabras.
Qué pena querer ser gaviota nunca sabrá lo que pudo ser…
Besotes.
Paola.

alfredo dijo...

Carmina,
ya sabemos que los primeros, no suelen ser los definitivos, pero este además tenia un componente adverso, hipotecar la libertad a cualquier precio y eso para algunas personas es demasiada renuncia.

Además, estoy convencido que desde esa independencia disfrutada y compartida, uno es absolutamente mas generoso con su Amor, diríamos que no guarda nada en la recámara para compensar las limitaciones autoimpuestas.

Interesante situación y muy bien redactada, como siempre.

Abrazos

Luna dijo...

Que carta tan deliciosa, con todos los matices de los sentimientos de una niña, que siente por primera vez esos revoloteos de mariposas, del amor... y luego, el olvido.
Historias de la vida...
Muy bonita.
Un besito

Neogeminis dijo...

Casi se me escapa una lagrimita al leer esta bella carta!...un amor truncado, de adolescentes pero real y doloroso en la separación, lamentablemente.

Una ternura tu historia...triste, pero bellísima!

Saludos, desde el bus

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Carmina, volaron las mariposillas, se acabó el rubor y las carícias.
Bella carta, auténtica, dolida y dulce.

Del primer amor nos acordamos las mujeres, Carlos, pero conozco a hombres que también le dan vueltas en su cabecita, a ese recuerdo.
Ni todas somos iguales ni todos sois lo mismo.
Carmina, tu lo llevas en el corazón, aunque fuíste tú quien lo lanzó al aire, gaviota, para volar libre. natalí

Sinuhe dijo...

Mmm... gracias por contar estas cosas tan íntimas. Creo que en cierto modo todos hemos vivido alguna situación más o menos similar en nuestros primeros amores, al fin y al cabo, pese a la fuerza con los que los sentimos y recordamos, aquellos fueron nuestro campo de pruebas y experimentos, raramente el primer amor continua siéndolo con posterioridad, pero eso sí, indefectiblemente es el que más recuerda de todos.
No si motivos, pues la inauguración de nuestro corazón es siempre algo memorable. :)

Un abrazote nulera¡¡

Carmen Andújar dijo...

A veces pasan estas cosas, nos lanzamos tanto a esa persona que amamos, que nos olvidamos de todo lo demás y perdemos nuestra libertad. Si nos damos cuenta a tiempo, perfecto y si no, tarde o temprano despertaremos.
Un abrazo

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Carmina.
A mí me ha encantado leer esta bonita carta, carta de amor, sí. Porque toda ella rezuma unos heermosos recuerdos de un corazón que amó, ama y amará independientemente del sujeto que lo reciba.
Más que el propio relato, me ha gustado la forma de transmitirlo. Has sabido darle el tratamiento justo, el tono adecuado y así nos has regalado una hermosa historia de amor.
Gracias. Un beso.

Carol dijo...

Carmina en mi blog tienes dos regalos, espero que los aceptes me encantaría compartirlos contigo.

Besos.

Calvarian dijo...

Odio salir de expedición bloguera...Me encuentro con estas cosillas y...volveré con más tiempo chiqui. Precioso...Me identifico con el tristón. joerrrrr
Besix

Mª José dijo...

Pase por tu blog de casualidad y me gusta, asi que tienes una seguidora más. La carta es preciosa...El primer amor es tan especial que jamas se olvida, yo creo que es el mas puro de todos. Besitos de colores para ti y hasta pronto.