viernes, 27 de marzo de 2009

Mi pequeño milagro. Sabados literarios

Por fin tras dos semanas sin poder participar voy a coger de nuevo el Bus de los sabados literarios, primeras veces hay muchas pero al final me decidi por una que para mi es muy tierna, y todavia me hace vibrar todo el cuerpo cuando la recuerdo.
La primera vez que senti su calor tibio encima de mi cuerpo, me acudieron un torrente de lágrimas que me arrasaron los ojos de la emoción de poder abrazar su menudo cuerpo. Habían sido nueve meses intensos de sobresalto en sobresalto, desde aquel positivo del predictor, mi niño manifestó su grandes ganas de vivir, pero las cosas iban torciendose tanto, que ni los médicos podían asegurar que aquel embarazo llegase a término. Incongruentemente el último mes fue el mejor y el más disfrutado por mi, me sentía pletórica y por primera vez creo que sentí que era posible abrazar a ese ser que crecía en mis entrañas.
Por eso la noche que empece a tener molestias no le hice mucho caso a pesar de pasar la noche entera sin dormir con dolor en los riñones. A la mañana siguiente cansada por el peso de la noche en blanco y por no preocupar mas a mi márido llame a la matrona, ya al oir mi voz me hizo ir para el hospital a la velocidad del rayo, y alli me presente yo más asustada que otra cosa por si mi niño no estaba bien. Con una sonrisa la matrona me dijo que mi recompensa estaba cerca que estaba de parto y que podría sostener a mi niño en algunas horas. Aquello me parecía un sueño, y me prepare para vivir un parto largo, que nunca llegó porque mi niño llamo a las puertas a las tres horas.
Pero no todo podía ser bonito y en lugar de empujar hacia abajo, el niño empujaba hacia arriba, tenia la barriga altisima y cada contraccion yo lo empujaba un poco y el volvia a recobrar su sitio mas arriba aún. Yo estaba extenuada y el pequeño estaba sufriendo, se tomó una decision drástica, ya me recuperaria yo de la episiotomia y el naceria igual de bonito que si lo hubiera hecho por cesarea. Diez minutos despues me lo pusieron encima para que cogiera calor, era muy chiquitin, estaba encogidito, con el pelo y el cuerpecito aun ensangrentado, pero dejo de llorar en cuanto olio mi cuerpo. Me parecia el ser más bonito del mundo.
No tengo palabras para describir la emoción que me embargo en esos instantes, cuanto amor derroche, cuantas lágrimas me tuvieron que secar al ver mi sueño hecho realidad y que la fortaleza de dos almas, la mía y la de ese pequeño ser que había traido al mundo, habían hecho posible lo que los médicos definian como un pequeño milagro. Todavía hoy despues de diez años el ginecologo en mi visita anual, me pregunta por mi pequeño milagro... y no es que sea pequeño que es grandisimo, y ya calza un 40.

30 comentarios:

Alberto dijo...

Carmina, me hago cargo de la emoción con que debes recordar ese momento y el orgullo de que haya llegado hasta hoy y de que llegará mucho más allá.
Me alegro también de que vuelvqs y dejes tu huella humana y literaria, aunque sea llamándome albero.
Feliz día.

CASANDRA dijo...

No pude esperar hasta mañana para leerte así que me pasé por aquí y disfruté de esa primera vez maravillosa, tan mágica, tan especial. Seguramente hoy con sus 40 calzados...los sigues viendo como aquel bebé. Un beso.

Mari Carmen dijo...

Qué dulzura, Carmina :) No me extraña que estuvieras tan feliz. Es un momento inolvidable el nacimiento de un hijo. Yo tampoco podré olvidar el día que nació mi Rebeca, en apenas tres horas, igual que tu bebé.
Me has hecho recordar :)

Un abrazo

Ardilla Roja dijo...

Carmina si quieres puedes usar la imagen del autobús. O la que quieras.
http://4.bp.blogspot.com/_qHuMzjDXTG8/SctK6PkWEBI/AAAAAAAAAbQ/NrJTzLS7CWc/s1600-h/autobus.jpg

Luego paso a leerte

Lujo dijo...

Hola Carmina,
Me has transmitido mucha emoción. Fue un momento intenso y precioso. Felicidades por tu pequeño milagro.
Un abrazo

megg dijo...

ala ya empezamos a correr yo alomejor esta noche empiezo que segun la lista esto va aser como los sabados de bus nnnnnnno .sera como en un corre correeeee ..

me alegro seguro que esta primera vez no se te olvida en la vida

te mando un beso de sabado literario en viernes (eres la primeva a tachar de la largisima lista de esta semana!!!

SILVIA dijo...

que lindo carmina¡¡ el momento mas lindo de toda mujer, vos sabes, yo todavia no participe, pero mañana es mi debut en esto de los sabados literarios y le promet a ardillita hacerle uno en cada blog, y en el de mi hija, mi idea era algo asi¡¡¡¡
me encanto leerte¡¡¡¡
un beso grande

estela dijo...

eso sí que es una primera vez preciosa, una sensación única.

besos.

Isi dijo...

Jo, que bonito, me he emocionado leyendote.

A mí me pasó lo mismo cuando nací, empujaba pa donde no era, pero en aquellos años eran más brutos y a mi madre la dejé pal arrastre....

Da gusto leerte.

Espero que estés mejor de tus dolores y que pases un buen fin de semana.

Un millón de besos preciosa!

tag dijo...

Nos has descrito un momento magico, que todas las que somos madres podemos comprender y revivir al leer tu relato.
Es una experiencia inolvidable, aunque hayan dificultades, si al final todo sale bien, lo das todo por bueno.
Te quedas embobada mirando a esa criaturita que como tu dices, es lo más bonito que has visto en tu vida.
Preciosa tu primera vez

Besos

Balamgo dijo...

Entrañable relato. Me alegró mucho el final feliz, y la forma tan hermosa de ralatarlo. Felicidades.

Carmen Andújar dijo...

Precioso. A mi me pasó algo parecido cuando sentí que me ponían por primera vez a mis hijas. En tú caso con lo mal que lo pasaste aun más.
Un abrazo

Ardilla Roja dijo...

No hay emoción parecida. Tal vez la del nacimiento del segundo hijo.

Precioso Carmina.

Un beso

Any dijo...

Claro que era el ser mas bonito del mundo, era tu hijo!
Imagino que debe ser una sensación imposible de describir con palabras, solo el corazón podría hacerlo si tuviera voz.
Hermoso relato, me hizo emocionar.
un beso

Carlos dijo...

A mi amiga Isi y a tu hijo, les llamaremos niños cangrejos, por ir siempre marcha atrás…yo supongo que de mayores estarán haciendo lo mismo que el día del parto.
Pero lo feliz que te hace estar no tiene precio…
Besos Carmina,y que tengas un buen fin de semana

Marina dijo...

Precioso tu relato, esa experiencia es inolvidable y para cado uno de los partos es diferente.Tengo tres niños y
son lo más maravilloso que he creado. Felicidades. Un saludo.

Celia dijo...

La verdad es que para mí, es la mejor sensación de la vida. El haber sido madre. Es un momento precioso y digno de haber sido traído por ti a este mágico sábado literario.
Un abrazo

Pantera dijo...

Que tierno Carmina! Vaya casualidad al final yo escribí en el papel del bebé pero mi primera intención fue describir como tú la sensación que tienes al dar a luz. Sobretodo mis recuerdos me llevan a aquellas tardes tendida en un sofá con mi niño en mi regazo, simplemente pegado a mí, tan chiquitín, con esa maravillosa olor y las ganas que tenía de hacer perdurar ese instante único. Ahora ýa tiene 17 años y calza un 43 de pie pero todavía a veces me gusta acercarme y darle un beso en su mejilla recordando esa tierna infancia que tanto disfruté.
El evidentemente, ya todo un hombre! me dice "Mama, què fas? Jo ja sóc gran!"
Ser madre ,Carmina, te acerca a un sentimiento indescriptible, de gozo y plenitud!
Precioso tu relato. Un beso de recuerdos.

Roxx y Nando dijo...

Bueno, que veas que no me olvido de pasar por aquí, aunque a veces se me vaya el santo al cielo y me despiste un poco con este mi otro barrio...Puedo imaginar ese momento, y digo bien, imaginar, pues en ambas ocasiones ese momento se retrasó un poco para mí, pues al ser sometida a sendas cesáreas entre que estaba insensibilizada del pecho para abajo, y tenía los brazos sujetos con correas para que al moverlos no hiciera peligrar las vías y toda la maquinaria que me rodeaba, tras nacer justo pude acariciar brevemente la carita de mis niños, pero eso sí, unas horas después, al ser devuelta a mi habitación, entonces sí llegó el momento de cogerlos en brazos, y esa sensación es realmente indescriptible...
Has elegido la que para mí, sin duda, es la mejor de las primeras veces. Un besazo, cielo.

Paco dijo...

Hoy ya tenemos dos "partos"...

Este también es tierno y bonito...

Amor de madre, que ha de ser si no...

Ser madre es toda una experiencia que todos sabemos que nunca se acaba...

Un beso milagroso

Mimí dijo...

Las luces del alba no se hicieron esperar y a pesar de todo, Carmina, tu lucero encontró la luz.

Desde los mares de Extremadura te dejo un abrazo.
Mimí.

Sinuhe dijo...

Que relato más tierno Carmina. Debe de ser un momento mágico, pues también lo fue para mí cuando me dieron a mi primer pequeñajo, y eso que ni de lejos debe de ser la misma sensación que gestarlo y traerlo al mundo.

Un recuerdo maravilloso, gracias por compartirlo con todos nosotros.

Un abrazo.

Maat dijo...

Ha sido mocionante leer tu relato. Y es cierto, los hijos son un pequeño milagro que la vida nos ragala.

Un abrazo, Carmina.


Maat

XoseAntón dijo...

Felicidades, Carmina, por ese escalador. Todas las primeras veces se retienen en la memoria, pero ésta, la que cuentas, presiento que se guarda en un lugar especial.

Bikiños

Neogeminis dijo...

Hola amiga, llego de la mano de la Ardilla en su bus y metopo con este hermoso relato de la experiencia más mágicaque puede vivir una mujer: el nacimiento de su primer hijo/a. Te comprendo perfectamente. Tengo dos hijas ya adolescentes y recuerdo perfectamente y sobre todo el primero de los embarazos. Ese que nos marca...como todas las "primeras veces".
Hermosa manera de compartirnos tu experiencia.

un abrazo.

Julia dijo...

Me emociono hasta las lagrimas tu primera vez!!! Saludos.

Nyma dijo...

Como somos las madres!!!
Lo somos hasta en los blogs,jajaj
(hemos sido varias las que hemos querido relatar, ese momento)
Me alegra enormemente haberlo leido y saber de madres que relatan ese momento, de manera tan hermosa com tu lo has hecho, gracias.

Besos.

Nyma

SeaSirens dijo...

Hermoso recuerdo, el de dar a luz a tu criatura.
Lo has decrito con mucha ternura.
Precioso.

Espero poder disfrutar un día de esa sensación, de ese sentimiento...

Besos y felicidades!!

Luz dijo...

Maravillosa primera vez.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Otro tema común en este sábado literario, los partos. Si es que las madres lo pasáis muy mal, pero es vuestra experiencia "madre" (nunca mejor dicho)

En fin, un abrazo y bien escrito,
Juanma